ATE Corrientes y trabajadores del ICAA marcharon a Casa de Gobierno

La Asociación Trabajadores del Estado (ATE), CDP Corrientes marchó este viernes 30/9 a la gobernación junto a los y las trabajadores del Instituto Correntino del Agua y el Ambiente (ICAA), como parte de la jornada de paro y movilización en demanda de implementación del escalafón reglamentario que hace 12 años es resistido por las autoridades de ese organismo provincial.

La movilización fue encabezada por el secretario general de ATE Corrientes, Feliciano Romero; el secretario gremial Walter Zamudio; el secretario de organización y titular de CTA Autónoma Corrientes, Gonzalo Rubiola; Delegados gremiales de ATE y los trabajadores y trabajadoras de ICAA

La marcha inició en la sede del organismo provincial, recorrió las calles del centro de la capital correntina y finalizó frente a la Casa de Gobierno de Corrientes. Este viernes 30/9 también se cumplió la tercera jornada de paro y una semana de la presentación de petitorios al gobernador Gustavo Valdés y el fiscal de Estado, Horario Ortega, sin respuestas en ambos casos.

“De continuar sin respuestas es probable que la semana que viene avancemos con un paro total de actividades”, dijo Andrea Villaanueva, una de las Delegadas de los trabajadores del organismo que está en la jurisdicción del Ministerio de Producción, pero es autárquico.

Explicó que hace 12 años no se aplican los dos decretos correspondientes al escalafón y que luego fueron judicializados por el ICAA. “Pero hace más de un año tenemos una sentencia firme a nuestro favor y tampoco aplican el escalafón que nos corresponde, porque somos empleados de un ente autárquico que recauda para el Estado provincial, pero figuramos como empleados de la administración general. Algo que nos perjudica en lo económico, salarial y carrera administrativa”.  

Las normas que los trabajadores piden sean aplicadas, están contempladas en los Decretos 1807/09 y 2540/10 emitidos por los gobernadores Arturo Colombi y Ricardo Colombi respectivamente y quien se niega a ponerlos en vigencia es el actual gobernador, Gustavo Valdés.

“Nos dicen que tengamos paciencia y nunca nos muestran números ciertos, cuando esto empezó nuestros salarios básicos eran de $900 y ahora es incalculable. Somos un ente recaudador, somos autárquicos pero cobramos como si fuéramos un empleado de la administración central”, señaló la delegada Andrea Villanueva.