Ate Corrientes rindió homenaje al Dr. Néstor Ayala

Frente a la sede de la UGL del PAMI Corrientes se realizó un acto-homenaje para recordar al médico Néstor Emilio Ayala, que falleció por consecuencias del Covid-19; virus que contrajo mientras cumplía funciones directivas en el Pami Corrientes.

La ceremonia fue organizada por el Consejo Directivo Provincial de ATE Corrientes, la Mesa Federal de ATE en Pami, junto a los compañeros/as de trabajo de Néstor Ayala en la UGL del PAMI Corrientes.

Su esposa e hijos, sus familiares directos, amigos, profesionales médicos, sindicatos, compañeros/as de trabajo, movimientos sociales, organismos de DD.HH. y pacientes recordaron su figura, su lucha y su legado médico-social.

El primero en hacer uso de la palabra para recordar al “compañero Néstor Emilio Ayala”, fue Feliciano “Chano” Romero, secretario general de ATE Corrientes; luego dos trabajadores de PAMI hicieron un memorial; también lo recordó un amigo personal, el médico Francisco Espada; hizo uso de la palabra el titular de la Unidad de Gestión Pami en Corrientes Cristian Aragón, y finalmente Griselda Itatí “Chela” Abreo, la esposa de Ayala. La ceremonia culminó con el descubrimiento de una placa recordatoria en la sala de atención en el organismo nacional.

Estuvieron presentes los concejales capitalinos Magda Duartes, José Salinas, Mercedes Franco Laprovitta quienes entregaron a su esposa “Chela” Abreo la Declaración de Intereses del acto conmemorativo  Néstor Ayala, que fue aprobado por unanimidad del Concejo y fue presentado por el bloque del Frente de Todos.

También acompañaron el secretario general de Suteco, Fernando Ramírez; miembros de centrales obreras como CTA de los Trabajadores Corrientes; profesionales de la salud y antiguos pacientes de Ayala; organismos de Derechos Humanos; movimientos sociales, organizaciones de profesionales de la Salud, legisladores provinciales, entre otros.

Una vida entregada a la lucha por la igualdad y la inclusión

Néstor Emilio Ayala nació en Concordia, Entre Ríos, el 21 de enero de 1958. Luego toda su familia se trasladó a Corrientes capital. Hizo la primaria en la Escuela Mariano Moreno, la secundaria en la Escuela de Comercio Manuel Belgrano y finalizó la carrera de medicina en la Universidad Nacional del Nordeste, recibiendo el título en 1982 durante el gobierno de facto.

A toda su familia le tocó atravesar terribles momentos durante la dictadura más sangrienta de la historia argentina, siendo su hermano mayor Vicente Víctor “Cacho” Ayala uno de los treinta mil desaparecidos por el aparato represor del gobierno de facto en febrero de 1976.

Junto a sus padres y toda la familia nunca dejaron de buscar a “Cacho”, con la esperanza de encontrar su paradero, algo que lamentablemente todavía permanece como oscura incógnita. Néstor y toda su familia siempre mantuvieron en alto las banderas de inclusión y justicia social; reclamando Memoria, Verdad y Justicia. Esta situación  marcó para siempre en Néstor su compromiso con los más necesitados y las luchas sociales.

En el año 1999 tuvo participación activa en las movilizaciones y en la carpa de los trabajadores de la Salud  instalada en la plaza 25 de Mayo desde donde fue faro para los trabajadores correntinos en largos debates sobre las demandas y reivindicaciones laborales.

La lucha gremial fue un aspecto muy importante de su trabajo en el Hospital Vidal de esta ciudad, desde donde inició la Asociación de Profesionales de la Salud de Corrientes, ASPROSAC, un espacio que agrupaba a los trabajadores de la salud para luchar por sus reivindicaciones y la carrera hospitalaria. Fue miembro fundador de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina.

También mostró interés por la política ya que creía que mediante ella se podía cambiar para bien la vida de los ciudadanos y ciudadanas. Fue candidato a Senador Provincial por el frente Social para la Victoria en el 2007.

Durante el 2009 fue testigo en el Juicio de Lesa Humanidad por la desaparición de cuatro personas secuestradas el 16 de febrero de 1976. Él atestiguó por su participación en la búsqueda de su hermano, junto a sus padres y denunció los atropellos sufridos en su casa por las huestes militares genocidas de aquel entonces, comandadas por Cristino Nicolaides en Corrientes.

En su último año de vida cumplió responsabilidades en la UGL de PAMI Corrientes, como Coordinador Médico; siempre preocupado por los sectores vulnerables; acompañando a los trabajadores y trabajadoras estatales es sus planteos de reivindicación; conformando el espacio de militancia “Mandato Popular” siempre dentro del Movimiento Nacional Justicialista.

Siempre de dialogó respetuoso y constructivo con sindicatos, centrales gremiales, organizaciones sociales y movimientos populares hermanados en la lucha por la reivindicación de derechos y dignidad para la clase trabajadora.

Padre de dos hijos, abuelo, esposo; hermano, amigo, gran amigo y leal compañero. El Dr. Néstor Emilio Ayala le puso el cuerpo, el corazón y las convicciones a las causas justas. Siempre será recordado con mucho afecto por la clase popular y sus banderas seguirán flameando como guía para las nuevas generaciones.