ATE Corrientes logró nuevas reincorporaciones en Agricultura Familiar

La Asociación Trabajadores de Estado (ATE) logró, en las últimas horas, el reintegro efectivo de otros dos trabajadores y una trabajadora en la Secretaría de Agricultura Familiar, Delegación Corrientes; que habían sido despedido durante la anterior administración nacional (2015-2019).

La vuelta de los trabajadores/as a sus puestos fue celebrada por ATE CDP Corrientes “por el acto de justicia que representa para estos compañeros y compañeras que habían sido despidos injusta, arbitraria e ilegalmente durante el período de ajuste neoliberal” señaló el secretario general Feliciano “Chano” Romero.

El secretario general de ATE Corrientes indicó que “estas y otras reincorporaciones que ya se dieron; son también producto de la lucha gremial y el acompañamiento sindical y legal que ATE le brindó a los trabajadores y trabajadoras despedidos injustamente. Puestos de trabajo que ahora se vienen recuperando”.

El delegado de ATE en la SAF y Secretario de Acción Social de ATE Corrientes, Daniel Abib, señaló que “entendemos esto como un acto de justicia y reparación, no solo para los trabajadores estatales que habían sido despedidos; sino para todo este sector del Estado al que quisieron vaciar y clausurar dejando sin asistencia a los pequeños productores”.

Los reincorporados a sus puestos de trabajo en la Secretaría de Agricultura Familiar, Delegación Corrientes, son: Fabián de los Santos (equipo SAF Concepción), Eduardo Fabbro (equipo SAF Goya) y Viviana Curimá (equipo SAF Goya).

Los trabajadores y trabajadores del sector, agremiados a ATE, emitieron un documento titulado “La reparación en Agricultura Familiar” en el que detallan el impacto negativo de los despidos, los ajustes y las políticas neoliberales:

“En la SAF Corrientes sufrimos en 2016 un total de 34 compañeras y compañeros despedidos. En 2018 también sufrimos los despidos de 17 trabajadores.

A partir del comienzo del desmantelamiento de la SAF, desde ATE Verde y Blanca nunca dudamos en dar la pelea y salimos a defender nuestros puestos de trabajo. Junto a las organizaciones de los agricultores familiares resistimos en pie de lucha los despidos, el vaciamiento y el desguace.

Por todo ello reivindicamos la lucha y la organización de los trabajadores y trabajadoras estatales que representados en ATE resistieron y sienten el compromiso del Trabajador Estatal en su rol con la comunidad, con el pueblo trabajador, con los agricultores familiares y con la Nación.

Los costos de la gestión neoliberal siguen siendo inconmensurables. Para tristeza nuestra, tenemos compañeras y compañeros a quienes no les alcanzó la vida para este tiempo de reparación. Los tenemos siempre PRESENTES en cada acción y acto de justicia, en cada reincorporación, en cada conquista de derechos.A dos años de la segunda tanda de despidos masivos de aquel agosto negro del 2018, nos encontramos hoy en una situación totalmente distinta, con nuestros compañeros y compañeras volviendo a sus puestos laborales. Sin dudas en un contexto muy complejo, y con la difícil tarea de la reconstrucción de la SAF y de las políticas para el sector”